lunes, 27 de julio de 2009

30 años de Highway To Hell

Que sea rock
Por Lucas.

Que se haga la luz, y hubo luz. Que haya sonido, y hubo sonido. Que se haga la batería, y hubo batería. Que se haga la guitarra, y hubo guitarra. Que se haga el rock”. El rock se hizo. Muchos años antes había visto su nacimiento. Pero cuando las bandas de rock empezaban a desaparecer y el punk ganaba terreno en Inglaterra y la música disco en el resto del mundo, aun quedaban algunos pequeños rastros de vida para los desgarrados riffs, los poderosos golpes a las baterías y los alaridos de algún cantante con raíces en el blues. AC/DC mantenía viva esa llama.
Es sabido que la base de la banda australiana está en las 12 cuerdas que se reparten entre los hermanos Young. Malcolm y Angus formaron al grupo en 1973 y durante años fusionaron el ritmo del blues, el metal y el rock and roll. La vida los llevó a toparse con uno de los falsetes más reconocidos de la historia: Bon Scott. Mucho antes de su muerte, en 1980, el mítico vocalista formó parte de la etapa más importante de la agrupación. Scott fue el encargado de llevar la voz cantante en clásicos como Baby please don’t go, It`s a long way to the top, The Jack, TNT, High Voltage, Dirty Deeds Done Dirt Cheap, Whole Lotta Rosie y la ya mencionada Let There Be Rock –un verdadero himno de la música-.
En 1978, Powerage había sido la placa menos vendida de AC/DC hasta el momento. Pero un año después, repentinamente las cifras cambiarían olímpicamente. El 27 de julio de 1979, Highway To Hell veía la luz. Un disco que para las clases conservadoras desde el título ya causaba rechazo. Sin embargo, los melómanos adoptaron a este álbum como una obra fundamental en el rock. Desde High Voltage (1976), el sello Atlantic había dejado atrás a Led Zeppelin y ponía todas las fichas en uno de los herederos del legendario conjunto británico. Más allá de ser un trabajo completo y soberbio en sus 10 tracks, el tema que le daba título al material se robó todos los laureles y es de esas maravillas que opaca todo lo que lo rodea.
Highway To Hell fue el último disco grabado por Bon Scott, antes de su fallecimiento. La acertada incorporación de Brian Johnson para ocupar el lugar de vocalista generó expectativa en los seguidores y, en consecuencia, las 42 millones de copias vendidas de Back In Black (1980).
Sin embargo, ninguna canción posterior pudo destronar a la más representativa de AC/DC. Durante 30 años, Highway To Hell ha sido la pieza infaltable en cada presentación en vivo y hasta ha sabido colarse en los títulos finales de la serie de dibujos animados de la familia más famosa del mundo. Mientras se espera el anuncio oficial de su visita a la Argentina, el largo camino de AC/DC hacia el infierno parece no terminar nunca.


6 comentarios:

PLASTICO INEVITABLE dijo...

Gracias por la onda Lucas
Muy buena la entrada
Saludos

Ana dijo...

con mi hermano hacíamos asados imaginarios con famosos que piden carne según su voz, y siempre, pero siempre, pensamos que el cantante de ac/dc nos gritaba "chinchuliiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiin!!" desde la otra punta de la mesa.
Nos divertimos fácil en mi familia..

Le quito un dato de su memorandum n de recitales y le agrego otro, que creo no haber visto: divididos este finde en flores.
(Mollo nos pedía "Vacíoooouououou"!)

SAludos

Lucas dijo...

Plasticoinevitable: Gracias a ustedes por su música! Saludos!

Ana: jajajajaja Que familia divertida, jeje. Gracias por el agregado. Saludos.

Rockdriguez dijo...

GRandes por siempre !

MSR dijo...

It's a long way to the top if you wanna rock n roll!

Lucas dijo...

Rockdríguez: Así es!

MSR: yeah!