viernes, 12 de diciembre de 2008

A 40 años del Rock & Roll Circus

You, ve heard of Oxford Circus; you’ve heard of Picadilly Circus; and this is the Rolling Stones Rock And Roll Circus; and we’ve got sights and sounds and marvells to delight your eyes and ears; and you’ll be able to hear the very first one of those in a few moments”. Esta fue la presentación de Mick Jagger con la que, el 11 de diciembre de 1968, dio comienzo al evento que juntó a reconocidas figuras de la música de la época.
El líder de las Majestades Satánicas siempre fue un fanático de los circos y desde hacía varios meses que rondaba en su cabeza la idea de un festival que, en ese marco, reuniera a varios artistas amigos.
El hippismo y los valores de amor y paz se respiraban en el aire y todavía revoloteaban las repercusiones de la unión musical y social del Monterey Pop 67 y de revolución del Mayo Francés. Londres era la capital mundial del rock. Los Stones habían lanzado Beggars Banquet; y algunas semanas atrás, los Beatles sorprendían a todos (una vez más) con el Album Blanco.
En pocas horas, Mick levantó el teléfono y contactó a Taj Mahal, Jethro Tull (que recién comenzaban a ser oídos), los Who, Eric Clapton y John Lennon, entre otros.
Una de las mejores actuaciones fue la que Pete Townshend, Roger Daltrey, John Entwistle y Keith Moon brindaron con su extenso A quick one while he’s away.

A lo largo de la grabación pasó Taj Mahal, haciendo Ain’t that a lot of love y Corrina; el rock flautista de Jethro Tull con su A song for Jeffrey; la bellísima Marianne Faithfull (pareja de Jagger por aquel entonces) y su suave voz para Something better, Yoko Ono y un sin fin de actos circenses.
Pero sin lugar a dudas la performance más recordada fue la que fusionó a Mitch Mitchell en batería, Keith Richards en bajo, Eric Clapton en guitarra y John Lennon en voz y guitarra. Por esa noche, la Dirty Mac interpretó un tema que figuraba en el reciente Album Blanco de los Beatles: Yer Blues.

Pero el cierre del show llegó obviamente con el plato fuerte. Con los Who, Lennon y Yoko mezclados entre la audiencia, los Rolling Stones salieron al ruedo con Jumping Jack Flash, Parachute Woman, No expectations, You can’t allways get what you want (dedicada a Marianne), Sympathy for the devil y Salt of the Earth. Aquella larga, memorable e irrepetible noche quedó registrado el video que hasta hoy sigue pasándose cada vez que suenan los acordes de uno de los clásicos de Jagger y Richards y que no necesita presentación.

4 comentarios:

Beto Invisible dijo...

Sólo en los sesentas podía darse un evento de semejante magnitud, con invitados de lujo (la Dirty Mac es un diamante) y los Stones en su mejor forma.
Sólo nos queda vivir de esos recuerdos

ChaPa ((( 22 ))) dijo...

¿Hace falta que añada algo mas?



ChaPa ((( 22 )))

Rocío dijo...

una masa!!! uno de los primeros dvds que me compré... buenísimo!

felíz aniversario de blog!

Rockdriguez dijo...

La de España me encanta !