miércoles, 1 de julio de 2009

El Espacio: Plasticoinevitable

Un inevitable proyecto sónico
Por Lucas.

La primera reminiscencia que se le viene a uno a la cabeza cuando escucha el álbum debut de Plasticoinevitable es la de Velvet Underground y todo el rock psicodélico y posmoderno que Lou Reed y compañía explotaron allá a fines de los 60, cuando no tuvieron mejor idea que reclutar a Andy Warhol para que desempeñara el papel de manager.
Exploding Plastic Inevitable” eran los espectáculos en los que, mientras la banda tocaba, se proyectaban grabaciones filmabadas por Warhol en las que se veía al conjunto ensayando. Todo eso iba acompañado con un gran show de luces y bailarinas sobre el escenario. La locura del grupo y del artista pop se fusionó para darle vida al primer trabajo: The Velvet Underground & Nico –aquel que contó con el fugaz paso de la modelo como cantante y que tuvo en la tapa a la famosa banana dibujada por Warhol-.
Hecho ya el viaje hacia el pasado, para lograr entender los inicios de este dúo, retornamos al presente. Toda esa psicodelia alimentó el hambre musical de Sebastián Fontenla y Mariano Martínez Paiva, y a fines de 2006 decidieron formar Plasticoinevitable. Su gacetilla de prensa los presenta como un skater y un cineasta porno y ellos mismos se definen como un “proyecto sónico”.
A modo de desafío –quizás más para ellos que para cualquier otra agrupación- salen al ruedo con una placa cuyo título resulta bastante ambicioso: El mejor disco de la historia.
Son 12 canciones, con una propuesta extravagante, donde se pueden notar las influencias de Sonic Youth, Jesus & Mary Chains, la ya mencionada psicodelia de Velvet Underground y hasta el fino pop de Don Cornelio –el ex conjunto de Palo Pandolfo-. No faltan las guitarras distorsionadas y desgarradoras, mezcladas con acoples y baterías constantes que buscan la explosión sonora.
El primer corte de difusión, “Voy a dormir”, quizás sea la canción más tecno del álbum, con una letra a la que ellos definen como “poesía a lo Alfonsina Storni y la eterna fascinación por el mar”. Mucha de esta poética surrealista puede encontrarse a lo largo del material.
Seguramente El mejor disco de la historia no sea el mejor disco de la historia –y queda la gran incógnita de cómo se llamará el próximo material-. Pero sí se puede afirmar que es un gran trabajo gracias al feedback con el que estos dos muchachos cuentan del rock clásico.



Si querés conocer más de Plasticoinevitable:
www.myspace.com/plasticoinevitable

2 comentarios:

Cecilia Díaz dijo...

Por la data que tiraste, tiendo a concluír q en juego a sus profesiones individuales, no podía salir otro título tan ambicioso como ese.
Esperemos que en este caso, Warhol le pifie y tengan más de quince minutos de fama. Sólo dependerá de ellos.

Saludos!

PLASTICO INEVITABLE dijo...

Muy buena la critica; gracias de verdad. Es un gusto conocerte realmente.